CSIF exige a Ferreiro una disculpa por sus graves acusaciones contra los funcionarios de la Xunta

  • El sindicato califica las declaraciones del alcalde de A Coruña de cobardía política y le insta a que si conoce casos de coacciones políticas a funcionarios, los denuncie.
  • CSIF recuerda que la imparcialidad y objetividad de los empleados públicos están salvaguardadas por Ley.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lamenta profundamente que el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, utilice a los empleados públicos en sus disputas con el Gobierno gallego con acusaciones injustificadas, especialmente graves e intolerables al asegurar que son los trabajadores de la Administración quienes frenan los proyectos de A Coruña por instrucciones de la Xunta de Galicia.

CSIF le recuerda al regidor coruñés que con sus palabras está acusando a los funcionarios de dejación de funciones (lo cual puede constituir una falta muy grave) y le insta a que si conoce casos de coacciones con intencionalidades políticas a funcionarios para que incurran en tal dejación los ponga en conocimiento del ministerio fiscal, que sería su obligación.

De no ser así, el sindicato le exige el máximo respeto por la profesionalidad de los empleados públicos y que deje de utilizarlos en sus guerras con otras administraciones, lo que denota un acto de cobardía política, una forma de ocultar una deficiente gestión y, sobre todo, un desconocimiento absoluto del funcionamiento de la Función Pública y de los principios de actuación de los funcionarios, cuya imparcialidad y objetividad están salvaguardadas por las leyes.

CSIF le recuerda a Xulio Ferreiro que el artícujo 3.1 de la Ley de Empleo Público de Galicia recoge como principios informadores de la actuación de los funcionarios la “Objetividad, profesionalidad e imparcialidad en el servicio, garantizadas con la inamovilidad en la condición de funcionario de carrera”.

CSIF entiende que el regidor coruñés debería de ser conocedor de estos principios de actuación, de lo contrario sería un motivo de gran preocupación ya que el concello de A Coruña que el preside cuenta con una importante plantilla de funcionarios, cuya imparcialidad y la objetividad también está salvaguardada por ley.

Por este motivo, CSIF exige al alcalde de A Coruña una rectificación y una disculpa pública al conjunto de los empleados públicos y, especialmente, a los de la Xunta de Galicia.